Después de varios años construyendo mi velero, en estos momentos estaba llegando a la bocana del puerto, dejando atrás las farolas roja y verde, en demanda de aguas libres buscando el viento que me llevara al comienzo de mi aventura

Esto mismo podría decir cualquier navegante de este siglo, con todos los adelantos técnicos a su alcance, GPS, piloto automático, comunicaciones vía satélite, radiobalizas, balsas salvavidas, etc., pero hace unos setenta años aproximadamente, no se contaba con estos medios.

Bernard Moitessier, un francés de veintisiete años nacido en las colonias de ultramar (Indochina), que aprendió a navegar con su viejo Snark en el Golfo de Tonkín, se hacía a la mar por segunda vez, la primera con el Marie Thérèse. Después de navegar durante 85 días por los mares de Birmania y los Golfos de Siam y Bengala, fue a estrellarse contra una pequeña isla del Archipiélago de Chagos, en los territorios Británicos del Océano Indico. En una segunda ocasión y, partiendo desde La Reunión con el Marie Thérèse II, los vientos le llevarían hasta las Antillas, donde volvió a naufragar al embarrancar contra unos arrecifes.

Esto es lo que nos cuenta este magnífico navegante en su libro Un vagabundo de los mares del sur. Una historia amena sobre singladuras, momentos buenos y malos, miedo y suerte, tormentas, calmas y naufragios.

Sin dinero, sin amigos y en precaria situación, logró llegar a Francia, donde con el tiempo, se casaría con su primera mujer, François. Juntos, en 1963, cruzaron el Océano Atlántico, Canal de Panamá, navegando por el Océano Pacífico, hasta que decidieron volver vía Cabo de Hornos, convirtiéndose en ese momento en la navegación continua más larga hasta el momento (126 días).

En 1968 decide inscribirse en la primera Golden Globe, regata en solitario alrededor del mundo, siguiendo la ruta de los tres cabos.


Golden Globe 1968, Joshua y el Pacífico Sur.

Más tarde, se embarcó en otras aventuras náuticas con veleros como el Joshua y escribió varios libros. Es por eso que recomiendo la lectura del primero de ellos: Un Vagabundo de los Mares del Sur, un placer de lectura para todos los navegantes que disfruten con el espíritu aventurero de antaño.



Bernard Moitessier y el Joshua.

Fotos del Museo Marítimo de La Rochelle.

Texto por Palombari.        

Si quieres leer más de Three Knots mag pincha aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario