Corey Forrest mujer pescadora comercial entrevistada para Just The Sea

Corey Forrest, que se define como fishermom en su perfil de Instagram, nos cuenta cómo es ser pescadora comercial. Un oficio que le viene de familia, lo lleva en la sangre, y que le acerca cada día a su guarida, el mar.

Corey Forrest mujer pescadora comercial entrevistada para Just The Sea
© Craig Salmon

¿Por qué eres pescadora comercial?

Vengo de una familia de pescadores comerciales de varias generaciones, así que, supongo que está en mi sangre, pero no era algo con lo que de niña soñaba en convertirme o que hice al crecer.

Nunca había visto a ninguna mujer trabajando en el muelle de mi familia o saliendo de uno de los barcos de pesca, por lo que nunca se me pasó por la cabeza, a diferencia de mis hermanos, que parecían inclinados a formar parte de él a una edad temprana.

No fue hasta 1996, cuando tenía diecinueve años, en un descanso de mis estudios para obtener mi título en Literatura Inglesa, que acepté trabajar para mi padre ese verano. Primero aprendiendo el antiguo oficio de remendar redes de pesca de dos pescadores de 78 y 82 años y, poco después, pescando en los barcos.

Me sentí como enamorada y me enganché.

El trabajo era duro pero yo era fuerte y rápidamente me metí en el camino de convertirme en pescadora.

Me encantaba la salinidad de los veteranos, empapándome de sus historias marinas. Tenía muchas ganas de levantarme temprano y de los amaneceres, como si lo tuvieras todo para ti. Estaba arrullada por el ascenso y descenso de las olas, e hipnotizada por los diferentes tonos de azul.

Abracé la inmensidad y me perdí en la gran apertura del mar. Aspiré el aire salado y me deleité con el canto de los pájaros que se escuchaba por encima del zumbido del motor del barco. El mar era mi guarida. No podía imaginarme estar en ningún otro lugar.

Corey Forrest mujer pescadora comercial entrevistada para Just The Sea
© Corey Forrest

En tu perfil de Instagram te defines como pescadora mamá, ¿cómo se compagina la pesca con la familia?

En cierto modo inventé esa palabra para que sea divertida y porque suena cercano a “pescador” pero más inclusivo. No soy uno sin el otro. 

Oficialmente, cuando me preguntan si prefiero el título de pescador comercial o pescadora, prefiero “pescador”. El trabajo no conoce el género, pero sigo siendo mamá al final del día y, a veces, me siento como la mamá de todo el equipo. 

Cuando mis dos hijos (ahora de 14 y 18 años) eran pequeños, los llevé a trabajar conmigo clasificando pescado en el muelle. La idea de estar separada de ellos o de pescar no era algo que estuviera dispuesta a considerar. 

Miro hacia atrás y no estoy segura de cómo lo hice, entre la lactancia y las siestas, y cargando a un bebé a mi espalda.

Corey Forrest mujer pescadora comercial entrevistada para Just The Sea
© Craig Salmon. Mi hija Isley

Hablando de familia, trabajas con tu padre, tu hermano y tu sobrina, ¿cómo es trabajar en familia?

Por supuesto, no siempre es fácil, podemos frustrarnos el uno con el otro e intercambiar algunas palabras duras, pero al final del día, todos estamos comprometidos con nuestro amor por la pesca, por los demás, y queremos que funcione. 

Los enfados nunca duran mucho y el trabajo debe hacerse. Es más fácil y divertido cuando trabajamos todos juntos y en la misma liga.

¿Cuál es tu mayor miedo cuándo sales a trabajar?

Cuanto más tiempo llevo haciendo esto, más larga es la lista de responsabilidades y eso puede parecer una carga.

Llevar a cabo una operación de pesca comercial implica muchas cosas. No creo que la gente se dé cuenta del trabajo que supone y cuántos pasos hay para llevar el pescado del océano al plato: desde hielo, cajas, combustible, mantenimiento, transporte, llamadas telefónicas, personas que dependen de la pesca, el envío, el clima, informar el pescado, el papeleo, estar al tanto de las regulaciones de pesca y las restricciones de tamaño, vender y mantenerse al día con los mercados, todo lo que se requiere para mantener la pesca sostenible, cuidar a la tripulación, por nombrar algunos.

Algunos días parece que todo va en tu contra. Si algo está fuera de lugar, puede ser desastroso (al menos, en mi cabeza es desastroso). Creo que ese es mi mayor temor, perder un elemento clave para mantener todo a flote y funcionar sin problemas o peor, sentirme tan bloqueada que olvido por qué me encanta lo primero.

¿Y el momento más satisfactorio del día?

La mayoría de las veces no se necesita mucho. A menudo es algo pequeño, pero tan significativo que puede marcar la diferencia: una buena taza de café en el bote acompañada por el amanecer, una historia divertida contada por uno de los miembros de la tripulación, un arcoíris de niebla, peces apareciendo en la distancia, la anticipación de la captura, «pequeños milagros diarios, iluminaciones, fósforos encendidos inesperadamente en la oscuridad; …», dice Virginia Woolf.

Hace unos años, mi hermano mayor, Luke, manejaba un barco de langosta en alta mar. Como muchos trabajos, este puede ser monótono y agotador; demasiado ocupado trabajando con la cabeza agachada para ni siquiera ver los atardeceres y amaneceres, pero a veces sucede algo inesperado.

El bote estaba amarrado al final de una red de arrastre de langosta, él estaba abajo en su litera al nivel del agua, y comenzó a escuchar extraños chasquidos y silbidos provenientes del exterior del bote, ¡y se dio cuenta de que eran delfines comunicándose entre sí!

Después de eso, en sus viajes de pesca, siempre los escuchaba y siempre regresaban, probablemente alimentándose de los peces y calamares que se sentían atraídos por las brillantes luces de la cubierta del barco. Son esos pequeños, hermosos y poéticos empujones que nos sostienen y nos hacen volver a por más.

Corey Forrest mujer pescadora comercial entrevistada para Just The Sea
© Corey Forrest. Arcoíris de niebla

Es muy común en muchas personas acabar cogiendo manía a sus pasiones si se convierten en un trabajo, ¿cómo es tu relación con el mar? ¿Sientes pasión o lo ves solo como un entorno de trabajo?

No lo veo como un “trabajo” como algo separado de mí, como “allá” eso es lo que hago y “aquí” esto es lo que soy y puedo olvidarme del trabajo cuando estoy en casa o no hacerlo. 

Está completamente entrelazado en lo que soy como persona. Mi pensamiento, mi vida, el mar, la pesca, son sinónimos. 

Creo que mi conciencia siempre está relacionando todo con el mar, incluso cuando no estoy pescando. Desde el momento en que me despierto soy consciente de la fuerza y dirección del viento, noto las mareas que suben y bajan, los ciclos de la luna. Nos sintonizamos con las sutilezas y los ritmos de la naturaleza, los ciclos de las estaciones y nuestra interconexión con ella. 

Es difícil separarse de él y creo que la mayoría de los pescadores son así y se sienten así.

Corey Forrest mujer pescadora comercial entrevistada para Just The Sea
Fotograma de la película ‘The Last Trap Family’ (@thelasttrapfamily en Instagram)

¿Te gusta el pescado? 😀

¡Me gusta! Mi estación favorita para comer es el verano. No hay nada mejor que el pescado fresco acompañado de maíz y tomates dulces, recogidos en el puesto de la granja de camino a casa, compartido al aire libre con amigos y familiares.

¿Qué es más importante en tu día a día: el café, las cajas o el viento?

Esta pregunta me ha hecho reír, o has investigado bien o he dado la impresión de que me encanta el café. 

¡Mi respuesta es café! Una vez que tengo mi dosis matutina de cafeína, siento que puedo abordar cualquier otra cosa que se me presente: cajas, viento, Sharknado, una estampida de toros, un miembro de la tripulación quejándose … ¿sin él? Todo eso sería desastroso (Pregúntale a ese ex miembro de la tripulación).

Entre tus cosas llevas un cuaderno, ¿qué apuntas en él?

Principalmente, es un libro de registro para realizar un seguimiento de los peces capturados, las condiciones climáticas y cualquier otra cosa que pueda ser importante o que necesite recordar (¡ordenar cajas!).

Pero para la próxima temporada, me gustaría acostumbrarme a llevar un diario para capturar los acontecimientos diarios. Hay mucho material bueno sobre el que escribir.

Escribes muy bien y haces unas fotos muy bellas. En Instagram tus seguidores te piden que escribas un libro, ¿tienes pensado hacerlo?

Gracias por decir eso. Supongo que eso es algo que he tenido en mente por un tiempo, pero no tengo planes definidos. Continuaré trabajando en la recopilación de historias del mar, tomando fotos y documentando mi vida de pesca y ver a dónde me lleva y qué crece desde ahí.

Corey Forrest mujer pescadora comercial entrevistada para Just The Sea
© David Hills
Corey Forrest mujer pescadora comercial entrevistada para Just The Sea
© Corey Forrest

Recomiéndanos un libro, una película y un destino de mar

Libros:

‘El viejo y el mar’ de Ernest Hemingway es un clásico.

‘En el corazón del mar’ de Nathaniel Philbrick (no ficción), ganador del Premio Nacional del Libro de no ficción, cuenta la historia de los eventos que inspiraron a Moby Dick de Melville.

También, ‘Ahab’s Wife’ de Sena Jeter Naslund (ficción), también inspirada en Moby Dick, pero con una perspectiva femenina.

Películas:

Fue difícil cuando empecé a pensar en ello. Estoy descubriendo que la mayoría de las películas relacionadas con el mar son desastrosas, desesperadas y cargadas de fatalidad inminente: hay muchos tiburones atacantes, huracanes, olas aterradoras, pescadores ahogándose, incluso en ‘Buscando a Nemo’, una película animada dirigida a niños ,los pescadores son malos.

Cuando pienso en el mar no quiero sentirme desesperanzada, ni sentir una fatalidad inminente, ni hacerme pasar por el malo. Supongo que recomendaría películas con hermosos paisajes marinos, como ‘El piano’ de Jane Campion, ‘La luz entre los océanos’ (también un gran libro) o incluso ‘The Goonies’ (una de las favoritas de mi infancia).

Destino de viaje:

Irlanda. Mi esposo es de El condado de Cork, y viajamos de regreso allí en el otoño de 2018.

Es increíblemente hermoso y todos son amables y acogedores. Disfruto paseando por los muelles de pesca examinando los diferentes barcos y equipos de pesca en comparación con lo que ya conozco.

Además, me encanta cómo los europeos son mucho más aventureros cuando comen pescado. Los estadounidenses son tan quisquillosos, incluso tienen miedo de probar un nuevo pez, y eso realmente perjudica a nuestra industria pesquera. El rape es una pesquería enorme aquí, pero rara vez lo verías en un menú en Estados Unidos, la mayoría se exporta. Es un pescado delicioso y me alegró mucho verlo en todos los menús de Irlanda.

Corey Forrest mujer pescadora comercial entrevistada para Just The Sea
Fotograma de la película ‘The Last Trap Family’ (@thelasttrapfamily en Instagram)

Esperamos que hayas disfrutado de esta incursión femenina en un barco de pesca. En Just The Sea estamos siempre buscando llevarte a horizontes marinos alejados o sorprendentes para ti.

Si tienes preguntas para Corey o quieres contarnos algo sobre pesca y mar, aunque no seamos Jara y Sedal :D, te leemos en comentarios 👇

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario